Felicidad en el trabajo y transformación empresarial

Artículo publicado en la Revista Digital de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa

Históricamente hemos asociado el trabajo al sacrificio y a la dificultad, aunque afortunadamente no para todas las personas es así. En los últimos tiempos se ha comenzado a pensar diferente respecto de las personas en relación de su trabajo, inclusive los científicos de diferentes disciplinas han ido volcando su atención, por lo menos en los últimos veinte a treinta años, en aquellas personas que disfrutan de su trabajo, e inclusive dicen ser felices con él.

El trabajo es uno de los ámbitos que más ocupa y preocupa al hombre, y es por eso que se está orientando fuertemente las investigaciones psicológicas sobre cómo ser más felices en el escenario laboral.

La ciencia ha aportado su método para explorar las modificaciones biológicas que se producen en el momento en que las personas identifican un estado de felicidad y el impacto que tienen estas modificaciones en la salud general.

Felicidad y trabajo, dos conceptos que hasta ahora aparecían como opuestos, o al menos difícilmente asociables, hoy se convierten en el desafío para los orientadores vocacionales, coaches, referentes de procesos de gestión de personas dentro de las organizaciones y todos aquellos que trabajamos con el ser humano en relación a su trabajo.

Hoy quienes estamos embarcados en el desarrollo de recursos personales, en la posibilidad de cambio y de aprender de nuestros aciertos, conformamos parte de una línea de pensamiento y de abordaje sobre la salud, ayudando a descubrir las fortalezas y las posibilidades de desarrollo.

Tempranos pensadores en este sentido han sido Carl Rogers, Victor Frankl, y seguramente las teorías motivacionales de Abraham Maslow entre tantos otros autores. Hace algunos años que Seligman ha formalizado un nuevo paradigma sobre la salud y el bienestar, bajo el nombre de Psicología Positiva. Este enfoque está creciendo en todas partes del mundo, y es la perspectiva desde la cual quiero invitarte a pensarte a vos, a tus proyectos, a tu vida, y en especial a tu trabajo.

Ya enmarcado formalmente dentro del movimiento de la psicología positiva el psicólogo húngaro Mihaly Csikszentmihalyien enuncia “la felicidad no es algo que sucede. No es el resultado de la buena suerte o del azar. No parece depender de los acontecimientos externos, sino más bien de cómo los interpretamos. La felicidad es una condición vital que cada persona debe cultivar y defender individualmente. Las personas que son capaces de controlar su experiencia interna son capaces de determinar la calidad de sus vidas, eso es lo más cerca que podemos estar de ser felices” (Csikszentmihalyi, M. Aprender a Fluir. Barcelona. Kairós, 2007).

Estos descubrimientos convierten al trabajo en una oportunidad única para que las personas experimentemos mayor felicidad, y sentirnos más felices nos brinda la posibilidad de alcanzar estados óptimos tanto en lo emocional como en lo biológico, redundando en mejoras de nuestra creatividad, nuestra capacidad de sostener relaciones de calidad y tantos otros aspectos vinculados a nuestra calidad de vida en general.

Publicado por Carolina Casiello